Desde el momento en que te das cuenta que estas embarazada, comienzas a planear una serie de cosas, entre ellas, la habitación para tu bebé, o ese rinconcito especial que le tienes reservado en tu habitación.

Conforme el cuarto va quedando listo, todo se va haciendo más real, te sientes cada vez más cerca de conocer a tu bebé, tenerlo en brazos y acariciarlo constantemente.

Esta preparación, aseguran los especialistas, refleja lo involucrados que estan, tanto papá como mamá en esta dulce espera y también el hecho de haber creado un hermoso cuarto para el bebé hace sentir más segura a la futura madre de su capacidad que tendra para cuidar de su bebé.

Preparar la habitación del bebé es algo en lo que deben participar todos los integrantes de la familia. Es muy importante que si existen hermanitos mayores, se les invite a participar y pedir su opinión, de esta manera no se sentiran desplazados, más aún si van a compartir habitación. 
La colaboración del padre en los preparativos es muy positiva y le hace sentir más cercano a su pareja durante esta etapa.

Si papá no se involucra tanto como deseas, no lo presiones, recuerda que todos tienen diferentes ritmos y es mas fácil para un papá crear el vínculo con el bebé una vez que este fuera del utero y conviva con el.

Todos estos preparativos están relacionados con el denominado "síndrome del nido" que experimentan muchas especies, y que tiene un origen ancestral. Esta etapa representa el instito que sienten las embarazadas de preparar el "nido" para recibir a su recién nacido. En realidad, muchas mujeres a punto de dar a luz suelen comentar que se han puesto a limpiar la casa, ordenar todo y colocar todo lo que faltaba, justo unos días antes del parto.