En cuanto a temas de decoración de alguna área de nuestro hogar los metros son importantes, de hecho bastante, pero el que tengas un espacio reducido no te va a impedir decorar y darle el calor de hogar a ese espacio que tanto quieres remodelar.

Cuando de espacios pequeños hablamos, es indispensable saber que los tonos oscuros no favorecer, claro que se pueden utilizar, pero en detallitos para resaltar el lugar al momento de jugar con los colores.

Los colores claros ayudan a crear la ilusión de tener un área más grande e iluminada, cosas que normalmente queremos tener en el hogar.

Si el espacio que quieres redecorar es pequeño, comienza con la idea de cambiar textiles, complementos y color de la pared por uno blanco o tono parecido sin o te encanta la idea del blanco. Este pequeño cambio te va a ayudar a crear la sensación de más espacio visual. Después sigue un poco de juego con una paleta básica de color aplícandola en tejidos y complementos.

Inclinate por una decoración sencilla y con muchos detalles en tonos claros. A la hora de escoger el mobiliario, simpre comienza de menos a más. Para que no termines con el espacio lleno, haciendolo ver más pequeño de lo que es en realidad. Por ejemplo, si el espacio que queires remodelar es el de tu sala y es pequeño, no te aferres en poner un sillón o sofá muy grande. Hoy en día puedes encontrar diferentes modelos en tamaños mas pequeños que pueden funcionar perfectamente. El sofá lo puedes complementar con sillas o banquitos y jugar en con el orden.

Al momento de colorar los elementos de decoración es importante tomar en cuenta que deben de ser sencillos, no tan cargados. El diseño escandinavo es mi favorito para decorar los espacios pequeños, ya que es un estilo limpio, claro, sencillo y con toques de color que dan armonía al espacio de tu hogar.